Leyendas Menores: ¿Más libros? No, no por una buena temporada.


¿Qué son las Leyendas Menores? Como he dicho, no es un libro, ni ningún proyecto de libro. Más bien, se podría decir que es un batiburrillo de ideas, una especie de "conjunto de justificaciones", incluso.

Hasta ahora, a la hora de plantearme la estructura de las historias nunca me había parado a pensarme en algo muy elemental que comentaré enseguida. Cuando me ponía a escribir, por un lado tenía más o menos claro lo que iba a suceder en la historia de antemano  y, por otro lado, partía de unos conceptos más o menos preestablecidos, así que nunca se me pasó por la cabeza hacerme determinadas preguntas que pueden surgir durante la lectura.

La primera de ellas, probablemente, le viene a uno en cuanto empieza a leer La Senda, y aunque a mí nunca se me pasó por la cabeza hasta hace unos días, me dí cuenta de que aunque fuese una pregunta irrelevante, sí que podía entrañar cierta curiosidad: Ya en el prólogo encontramos a una joven Khaelara colaborando y conviviendo con los dos enanos, como si fuesen una pequeña familia. A mí nunca me pareció raro, claro, porque "sé de donde sale". Pero en cuanto me puse a preguntar a algunas personas que había empezado La Senda, resultó que todo el mundo coincidía: no era una cosa en la que te parases a pensar, pero de principio es extraño. ¿Por qué vive Khaelara con esos dos individuos? ¿Qué les llevó a formar esa pequeña familia? Pues como no era relevante, ni lo mencioné, ni falta que hacía.

A lo largo tanto de La Senda como de El Alquimista, en menor medida, aparecen algunos personajes secundarios con cierto interés. Y como no hay forma de meter más en los libros principales sin que se note metido a la fuerza, se me ocurrió que qué mejor idea que, en lugar de obviar sus huecos, hacer una pequeña colección de microrrelatos.

¿Pero si es una colección de relatos, no será un libro?
En principio, no. Precisamente por ser una colección de microrrelatos, es algo a lo que puedo continuar añadiendo cositas continuamente. ¿Puede que algún día sea un libro? Pues no lo sé, en principio no es algo que me llame publicar. Mi intención es simplemente esa, ir rellenando huecos que pueden tener algún interés o, simplemente, ser divertidos con alguna anécdota de personajes que pueden dejar al lector con ganas de más. Una vez que haya terminado con la saga y no sepa qué hacer con mi existencia, quizá sí podría darlo por cerrado, pero como hablamos de unos cuantos años vista, no parece tener sentido darle más vueltas.

 ¿Cómo de largos serán esos relatos? ¿No irán a ser de X páginas y luego medir casi la mitad más? 
Pues ni idea. El primero que he hecho, es de página y media. Seguramente haga algún microrrelato que continúe, tipo Relato I sobre Fulanito, de 2 páginas. Relato sobre Hexanito, relato sobre Ciclanito, relato II sobre Fulanito... Está claro que algunos personajes tienen más interés o son más relevantes que otros; mientras que de algunos simplemente podríamos contentarnos con un "Qué sería de...?", otros aún parecen tener cierta importancia en el tiempo, así que aunque la idea es apiñar microrrelatos de pocas páginas, tampoco me atrevería a poner la mano  y decir que esa vaya ser la estructura absoluta e inamovible.

¿Por qué nos cuentas esto si ni siquiera nos quieres vender nada?
¿Y por qué no? A veces esa es la única razón para hacer algo. La verdad es que, tras haber terminado El Alquimista y encontrar que no había tanto que recortar, cmbiar o corregir, he estado un poco ocioso. He comenzado a traducirlo, más como prueba para saber si una traducción hecha por mí podría estar bien sólo con una corrección de otra persona, o si es tirar el tiempo porque no tiene la calidad suficiente. Como eso no da para mucho, y ahora mismo no puedo avanzar más con el propio libro, pues he estado dándole vueltas a todo el asunto aprovechando que tengo mucho tiempo libre estos días, y de ahí sale Leyendas Menores

Todo eso está muy bien, pero... ¿Has hecho ya algo? ¿Va a ser un cacho que vayas a dejar abandonado a la primera de cambio?
He hecho un microrrelato que no llega a un par de páginas. No aporta nada argumentalmente, pero en mi opinión es divertido de leer dentro de las posibilidades que da tan poco espacio.

¿Y... ya?
Y ya. No hay más: micrrorrelatos cortos, independientes, apiñados en un no-libro. Creo que es una idea sencilla, divertida pero útil al mismo tiempo para llenar huecos o introducir tramas. Y por qué no, para matar esos 5 minutos muertos que hay entre horas y son difíciles de aprovechar. Y además, será agradable tener algo que pueda publicar cómo y cuando quiera para variar.

Aprovecho la ocasión para desear un buen final de Agosto y recordar que hay que tener cuidado con el sol.

Un abrazo y gracias como siempre por leer :)

Comentarios

Entradas populares de este blog

Consejos para abordar una corrección

Sorteo y novedades de Marzo